AL BAT


¡Por fin….!

· “Chispa”: 34.

Caray, tras ¡110 turnos al bat! Albert Pujols pegó ayer su primer cuadrangular del año con su nueva franquicia, Anaheim.

http://losangeles.angels.mlb.com/video/play.jsp?c_id=ana&content_id=21212971&topic_id=28033182

Ha sido la peor sequía en su carrera de doce años en MLB.

Llevaba 33 juegos y 139 turnos al bate para que, ¡por fin, amigos!, lograra su primer obús del año y 446 de por vida en el Big Show para así ayudar a los Angelinos a una victoria de 4-3 sobre Toronto.

En el 2011 había tenido otra horrible racha de 27 juegos seguidos y 105 turnos sin jonrones.

El beisbol te da y quita, lo hemos visto una vez más con el pelotero calificado como el más completo de la actualidad.

¡Nadie se escapa de los famosos slumps!

Gran cantidad de sus batazos desde inicio de campaña llevaban etiqueta de jonrón, pero doña blanca no viajaba más allá de las bardas para desesperanza de la fanaticada angelina que se levantaba emocionada de sus asientos cada vez que pegaba algún tablazo.

La historia puede ser diferente de un momento a otro; tan sólo recordemos su actuación en la pasada Serie Mundial en la que conectó tres jonrones en un juego para los campeones Cardenales de San Luis, además de totalizar siete en la pretemporada.

Jesús Varona:

Excelente tema sobre don Martín Dihigo, no obstante no poder jugar en la MLB, figura en su Salón de la Fama.

No se le pudo opacar por su color en esa época tan difícil para el beisbol (1876-1947), pero como todo lo obsoleto cedió ante la historia humana, por consentimiento especialmente de los que coronan sus esfuerzos con el Buck.

Siempre hay alguien más adelantado que comienza algo nuevo en este caso con el gran Jackie Robinson.

Así se escribe la Historia.-Saludos .

Cesáreo Suárez Naranjo:

Como todos los que formamos parte del mundo beisbolístico, me siento triste por el fallecimiento del buen «Tres Patines».

Nos conocimos desde muy chicos, cuando sus padres lo ingresaron a la escuela primaria «Manuel Carpio», en mi natal Cosamaloapan.

RAMÓN nació, según los datos que pude obtener de uno de sus compadres, en una ranchería «El Jícaro», cercano a Tierra Blanca, Ver.

Cuando llegó a Cosamaloapan sería allá por 1947 o 1948.

No tendría caso hablar de que se la pasaba más en el campo de beisbol que en el salón de clases. Pero ya tenía metido, muy hondo, el «gusanito» del beisbol.

Y te contaré, de mientras, dos anécdotas.

Sería allá por 1953 cuando un equipo de Cosamaloapan (formado por puros adultos, con excepción de Ramón), se enfrentó, en Tlacotalpan, a un equipo de ese lugar. Y Ramón les ganó el juego, 2 carreras a una. Eso hizo que el profesor Rafael Arriola Molina, hombre prominente en mi tierra, le obsequiara un par de zapatos, y….!150 pesos! que en aquella época era un «dineral».

Ahora, respecto de la 2a. de las anécdotas, preguntaré, primero: «¿Quién le debe más a Quién? Esta pregunta, un poco ambigua, la respaldo con el siguiente comentario: por el invierno de 1988 -si no me equivoco- me fui a Juchitán un fin de semana junto con un buen amigo. Ahí, vimos cómo el equipo de Matías Romero derrotaba -el sábado- al conjunto Xahuis de Juchitán que dirigía Ramón, y donde andaban -entre otros-, un hijo de Ramón, y Carlos Enrique de los Santos.

En ese partido sucedió una cosa graciosa, pues había bastante viento. El pitcher de Matías Romero, PORFIRIO SALOMÓN, en una de esas que hacía su «wind-up» fue «arrebatado» por una racha de viento, y lo tumbó, con lo que se le marcó un «balk». Pero, al igual que Stu Miller, en el jugo de Estrellas entre la Nacional y la Americana, el 11 de Julio de 1961, ganó el partido.

Traje a colación estos «preliminares» a mis comentarios, pues lo que interesa es algo que ocurrió, ya en el hotel.

Estábamos en el vestíbulo mi amigo y yo, mientras que veíamos a varias personas que esperaban a Ramón, a que bajara ya vestido de «civil», y luego se pusieron a charlar.

En cierto momento, y con su imprescindible «hablar tres-patinesco», Ramón le dio respuesta a una pregunta «picante», o, más bien, escabrosa, que le hizo uno de los interlocutores.

«Ramón», ¿realmente qué pensaste hacer en 1980, cuando dio inicio la huelga de los peloteros?». «Bueno, mire licenciado», respondió inmediatamente Arano, «para mí, como para todos, fue algo difícil. Con mucha anticipación, Abulón Hernández y los demás peloteros involucrados ya nos habían puesto al tanto, invitándonos a que nos uniéramos al movimiento.»

Aquí tomó un poco de aire, y continuó: «sólo les voy a decir una cosa: si Espino y yo les hubiéramos seguido, la Liga hubiera «tronado», no sólo esa temporada, sino por más tiempo. Pero yo le debo mucho a la Liga Mexicana, y me rehusé dar ese paso».

La pregunta sería entonces: ¿quién le debe más a quién? ¿Arano, a la Liga Mexicana; o ésta a Ramón?

He aquí la nobleza, y humildad, que mostró Ramón en uno de los momentos más difíciles en toda la historia del circuito.

Con estos recuerdos, me permito manifestar el sentimiento de dolor, que me invade, al igual que a todos ustedes, y quiero hacerlo llegar a sus familiares, entre ellos al buen «Fido» (Wilfredo) y a «Chubín» (Efraín), a su esposa e hijos. (Luego te enviaré otros comentarios, sobre Arano).

Las efemérides de Alfonso Araujo

Usted puede disfrutarlas en http://www.facebook.com/joseignacio.penamolina#!/pages/BEISBOL-E-HISTORIA/244380305594711

Categories
Jesús Alberto Rubio

Leave a Reply

*

*

RELATED BY

  • AL BAT

    Al Bat   Más respeto   Por Jesús Alberto Rubio.   Desde esta trinchera, mi reconocimiento a la labor del personal de medicina, enfermería, voluntarios y en general a...
  • AL BAT

    Al Bat Mario Mendoza Por Jesús Alberto Rubio. Agradable enlace con Mario Mendoza y que si aproveché la recta para solicitarle nos hiciera saber algunos grandes momentos que tuvo...
  • AL BAT

    Al Bat ¡Ay, Nanita!, perdón: ¡ay, Tanaka! Por Jesús Alberto Rubio. Quiúbole y más quiúbole con Scooter Gennett: primero en batear de 5-5 y producir diez carreras en la...
  • AL BAT

    Al Bat ¿Quién lo recordó…? Por Jesús Alberto Rubio. Tuve el privilegio de tratar a Héctor Espino, especialmente en el estadio que lleva su nombre, e incluso convivir en...