Connect with us

INDE

OSCAR LICEA: POR UNA DOBLE HAZAÑA EN CASA

TIJUANA, México .— El año 2013 será de grandes retos para el voleibol juvenil varonil mexicano y en especial para el dirigente de la selección nacional Sub 19, Oscar Licea.

El entrenador mexicano conquistó ya el Campeonato de la Olimpiada Nacional con el equipo estatal Baja California y por el otro busca trascender en el Campeonato Mundial Sub 19 de Varones de la FIVB.

Ambos compromisos tienen algo en común que no se repite muy a menudo para un seleccionador como Licea: dirigir a sus escuadras como local y ante su propia afición.

Baja California ganó las seis categorías en la Olimpiada disputada en Tijuana, ciudad en la que, también se han desarrollado numerosas competencias continentales de Norceca, Panamericanas y mundiales de la FIVB.

El sentimiento es especial, ya que Licea forma parte de una familia con arraigo en esta comunidad y en la que también el deporte es algo en común para varios de sus integrantes.

Pasión Familiar

Su hermana Sandra, ha sido entrenadora de Handball, disciplina que a nivel amateur cuenta con popularidad entre un importante sector de jóvenes mexicanos gracias al crecimiento de la propia Olimpiada Nacional.

Este evento se ha convertido en una motivación especial para el entrenador y sus jugadores, que han crecido a lo largo de los años bajo un esquema de preparación y competencia constante, desde las etapas infantiles.

Licea Claverie, a quien le llaman cariñosamente “Pancho” ha sido campeón con los equipos bajacalifornianos 2009, en la Ciudad de Mexicali, Licea Claverie conquistó el cetro nacional con un grupo de muchachos que han madurado poco a poco dentro del programa estatal.De ellos, varios han tenido la oportunidad de ser convocados a las selecciones juveniles nacionales.

Un año después, en Guadalajara, el dirigente que asistiera a Jorge Azair en el Mundial Prejuvenil en 2007 en México,  tuvo la oportunidad de comandar a la selección Infantil Mayor Varonil.

Este equipo, integrado por preadolescentes de entre 13 y 14 años, iba moldeándose poco a poco conformando a las jóvenes promesas de “Baja”, quienes ganarían el título ante Jalisco nada más y nada menos que en el Complejo que a la postre sería la casa del voleibol en los Juegos Panamericanos.

Esta victoria le dio confianza a varios de los chicos, que inclusive volverían a coronarse campeones nacionales en 2011 en la ciudad de Mérida,  ahora en la selección Juvenil Menor Varonil, y fue tan sólo una premonición de lo que aguardaba, ante la oportunidad de roce internacional.

Dada la cercanía entre México y los Estados Unidos, varios de los muchachos que han conformado el programa de talentos, han podido enfrentarse constantemente a equipos de prospectos sumamente poderosos en California, Nevada, Arizona, Hawaii e Illinois, por ejemplo.

El 2012 no fue la excepción y el equipo, se alzaría de nueva cuenta con la medalla de oro en Guanajuato, para que esta generación consiguiera su tercer título al hilo con “Pancho” Licea al frente. La cereza en el pastel fue el título nacional obtenido en 2013 en el CAR.

La internacionalización

A ese fogueo internacional de los equipos regionales, se ha sumado también una oportunidad nueva: la de reunir a muchachos de otras partes del país para conformar a una selección mexicana con un gran futuro, producto del scouteo en eventos como la propia Olimpiada mexicana.

Jugadores de otras regiones de México como Sinaloa, Veracruz, Nuevo León, o Chihuahua y, desde luego, Baja California, han vivido la oportunidad de ser convocados, de concentrarse en el Centro de Alto Rendimiento, y también de jugar eventos internacionales con resultados favorables.

Uno de ellos fue el Campeonato Continental de Norceca Sub 19, clasificatorio al Mundial de la categoría que se jugará en precisamente en las ciudades de Tijuana y Mexicali, en Baja California, entre los meses de junio y julio.

La selección mexicana, dirigida por Licea y ya clasificada por su calidad de local, jugó sin embargo un impecable torneo premundialista en el que terminó con la medalla de plata, perdiendo sólo un juego ante Cuba, a la postre campeona del evento, pero con un gran aprendizaje que se dejó ver al derrotar a escuadras como Estados Unidos o Puerto Rico.

Meses después, el selectivo de México tuvo otro gran reto en su preparación: medirse a equipos de mayor edad y experiencia en la Copa Panamericana Varoni Sub 23, efectuada en Langley, Canadá. Para algunos muchachos que fueron convocados a este equipo, el viaje a tierras canadienses fue su primera salida internacional.

Una nueva generación

Más allá de los resultados, el balance fue positivo al ganarle un par de sets, en el arranque del torneo, al equipo canadiense, representado por jugadores universitarios.

También, hubo buenos enfrentamientos en contra de Brasil, República Dominicana y Argentina, escuadra que fue finalista de los Juegos Olímpicos de la Juventud de Singapur 2010 y cuyo entrenador, Fabián Muraco, resaltó el potencial de los atletas mexicanos, los más jóvenes de toda la justa.

Licea y sus pupilos se concentraron en el CAR en diciembre y enero como parte de su campamento invernal, al cual se presentaron también nuevos prospectos para integrar una preselección que se caracteriza por contar con grandes dotes física.

Esto, debido a que el promedio de la estatura de los jugadores es cercano a los 1.90 metros, algo sin precedentes al tratarse de atletas mexicanos en un deporte donde la talla es un factor fundamental.

Recientemente, varios de los muchachos que integran el preselectivo nacional y que juegan con el equipo estatal Sub 18, consiguieron otro importante logro: ganar la medalla de plata en el prestigiado “Boy’s Great Lakes Fest Winter Championship”.

Este evento se desarrolló en Chicago, Illinois, y es avalado por USA Volleyball y en el que juegan las futuras figuras del voleibol estadounidense. A estas actividades se sumaron un campamento en Saquarema, Brasil, al igual que la Copa “Gorbachov” en el Centro de Alto Rendimiento de Volleygrad en Anapa, Rusia.

Mentor de futuros dirigentes

Licea, quien curiosamente era un ávido aficionado y practicante del béisbol, se ha caracterizado también por ser un importante mentor en las carreras de otros exjugadores.

Varios de ellos ahora viven una nueva etapa como dirigentes en el programa bajacaliforniano, y asistentes en el nacional, como han sido los casos de Eduardo Murguía, José Manzano y Jorge Romero. Ellos también han tenido importantes logros tanto en el terreno nacional como en el internacional.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

More in INDE