Connect with us

Jesús Alberto Rubio

AL BAT

Años 50´s, todo un romance

 

•      David Ortiz sigue haciendo historia; Nolan Arenado, anda afiladito en jonrones.

•      Inolvidable aquella competencia por el título de bateo de la Liga Americana entre Beto Ávila y Ted Williams.

 

Por Jesús Alberto Rubio

 

David Ortiz sigue hacienda historia:

 

Llegó a 30 jonrones por noveno año seguido y pasó a Ted Williams en ese registro dentro de la franquicia; su tablazo ayudó al triunfo de 9-2 de sus Red Sox sobre los Filis.

 

Con 39 años de edad (el próximo 18 de noviembre tendrá 40), también pasó a Teddy Ballgame en lograr esa cifra como el pelotero de más edad como Red Sox.

 

Darrell Evans, quien pegó 34 jonrones  para los Tigres de Detroit en 1987, es el único otro jugador en la Liga Americana en llegar a 30 para la calle a la misma edad. Ese año terminó con 34. (Concluyó su Carrera de 21 temporadas con 414).

 

Fue su cuadrangular 496 de por vida, acercándose a los 500 y así ubicarse como el No. 27 en la especialidad en MLB.

 

Racha jonronera

 

Si de tablazos de esa naturaleza se trata, ahí tiene usted a  Nolan Arenado, quien llegó a seis en igual número de jugos de manera consecutiva para imponer un récord de la franquicia de los Rockies. Igualó una proeza que consiguió por última vez Chris Davis con Baltimore en 2012.

 

En el partido, Jake Peavy conectó dos dobletes y lanzó hasta la sexta entrada, para que los Gigantes vencieran 7-3 a los Rockies de Colorado, con lo que pusieron fin a una racha de siete derrotas consecutivas.

 

El puertorriqueño Angel Pagán y el venezolano Gregor Blanco contribuyeron con sendos cuadrangulares a la causa de los Gigantes, que totalizaron 15 hits.

 

Romance… y beisbol

 

Ahora, vayamos juntos al túnel del tiempo:

 

En  1958 la ciudad de Nueva York vio como dos de sus grandes y tradicionales equipos de Ligas Mayores –por espacio de 55 años–  emigraban hacia la costa Oeste de Estados Unidos: Dodgers de Brooklyn encontraba nuevo hogar en Los Angeles y los no menos famosos Gigantes de Nueva York… en la Bahía de San Francisco.

 

Para ese año, el béisbol de la Gran Carpa ya había experimentado inusitados cambios de ciudades:

 

1953: los Bravos de la LN fueron la primera franquicia en hacer maletas cuando abandonaron su hábitat tradicional en Boston (desde 1903) rumbo a Milwaukee.

 

1954: Los Cafés de San Luis hicieron lo mismo y se mudaron a Baltimore.

 

1955: Los Atléticos de Filadelfia dejaron a la Liga Americana  y se fueron a su nuevo en Kansas City.

 

Los jugadores negros

 

 

También en 1958 alrededor de 100 jugadores afroamericanos de Norte América y aproximadamente 80 negros de origen hispano jugaban en la Gran Carpa, la mayoría de ellos con equipos de la Liga Nacional.

 

Ello ocurría después de que en 1947 Jackie Robinson había puesto un pie en un diamante de beisbol uniformado en un equipo de las Grandes Ligas (Dodgers de Brooklyn), dando fin  a barreras humanas que por muchas décadas impidieron que la historia del béisbol hubiese tenido un mejor recuento de las proezas de tantos y tantos talentos negros.

 

A Robinson, recordemos, le siguieron los pasos futuros de miembros del Salón de la Fama tales como Larry Doby, Satchel Paige, Don Newcombe, Monte Irvin,  Roy Campanella, Ernie Banks, Willie Mays, Roberto Clemente…

 

En aquel 58, uno de los héroes negros del béisbol,Roy Campanella, el estrella receptor de los Dodgers, sufriría un accidente de carretera dejándole paralizado en una silla de ruedas para terminar de esa forma con una notable trayectoria en el beisbol, pero al paso del tiempo su recuerdo es imborrable.

 

Fin a las Ligas Negras

 

Por supuesto que al abrirse la puerta de las Grandes Ligas blancas, las Ligas Negras fueron condenadas a la extinción y para 1950 la era de las Grandes Ligas Negras había terminado.

 

En esa década los bateadores de la Liga Nacional por lo regular superaban a los bateadores de la Americana promedios de bateo y bases robadas y eran precisamente los peloteros negros los que se llevaban los mejores dividendos.

 

Jackie Robinson se convirtió en el primer jugador negro en ganar el premio al Jugador Mas Valioso (MVP), y luego de que recibiera dicho premio en 1949, otras 7 estrellas de color, incluyendo a los toleteros Roy Campanella, Ernie Banks, y Willie Mays, ganaron el MVP de la LN en la década de 1950.

 

Imagínese la grandeza de los peloteros afroamericanos.

 

Estrellas blancas…

 

Sin embargo las estrellas más celebradas de esta era fueron DiMaggio, Ted Williams, y Stan Musial.

 

DiMaggio se retiró después de la temporada de 1951 con un promedio de bateo de por vida de .325, mientras que Williams y Musial continuaron su estrellato durante toda esta era.

 

Cuando Ted Williams se retiró en 1960, a pesar de los años perdidos debido a su participación en la Segunda Guerra Mundial y en el conflicto de Korea, era poseedor de un promedio de bateo de .344, 6 títulos de bateo de la LA, 521 cuadrangulares, y un par de Triples Coronas.

 

Y cuando Musial también “colgó los spikes” en 1963, sus credenciales indicaban un promedio de bateo de por vida de .331, 7 títulos de bateo en la LN.

 

(Continuará)

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

More in Jesús Alberto Rubio

  • AL BAT

    Al Bat   Más respeto   Por Jesús Alberto Rubio.   Desde esta trinchera,...

  • AL BAT

    Al Bat Mario Mendoza Por Jesús Alberto Rubio. Agradable enlace con Mario Mendoza y...

  • AL BAT

    Al Bat ¡Ay, Nanita!, perdón: ¡ay, Tanaka! Por Jesús Alberto Rubio. Quiúbole y más...

  • AL BAT

    Al Bat ¿Quién lo recordó…? Por Jesús Alberto Rubio. Tuve el privilegio de tratar...

  • AL BAT

    Al Bat   A todos por igual   ·      Todo listo para el domingo: retiro...