Connect with us

Jesús Alberto Rubio

AL BAT

Tercia de ases:

 

Pujols, “Titán” y Soria

 

•      “Toche” Peláez, especialista de la bola de nudillos

 

Por Jesús Alberto Rubio.

 

En el doble juego de ayer, Albert Pujols dio tres de cuatro esquinas (29 este año y 549 de por vida) y con ellos ya está arriba de los Mike Schmidt, Mickey Mantle, Ted Williams, Jimmie Foxx, Willie McCovey, Frank Thomas, Ernie Banks, entre otros también miembros de Cooperstown, colocándose ahora en el 15avo mejor de todos los tiempos en MLB.

 

En el doble triunfo de Anaheim (7-3 y 11-1) sobre los Red Sox –coleros de su división junto con Seattle–, también Mike Trout dio jonrón (28) y ahora entre ambos llevan 57, uno menos que tienen en este año los Bravos de Atlanta.

 

Si gusta ir a los detalles, mire:

 

http://m.es.mlb.com/news/article/137711714/pujols-hace-historia-y-angels-barren-a-medias-rojas

 

Pujols y Trout pegaron sus cuadrangulares en el mismo partido por séptima ocasión este año.

 

Albert Pujols va camino a los 59 obuses –su cifra más alta ha sido 49, en el 2006 con Cardenales–, mientras que Trout, 49. (Su máxima, el año pasado, fue de  36).

 

El dominicano está ahora de frente a los 555 de Manny Ramírez y 563 de Reggie Jackson; y, más tarde los 569 de Rafael Palmeiro.

 

De acuerdo al pronóstico y al ritmo de bateo que se trae, Pujols habrá de alcanzar con suma comodidad a Manny y Reggie –“Mr. Octubre”–, claro, esperando no haya lesiones de por medio.

 

El No. 21

 

No cabe duda, al menos por ayer y hoy, “El Titán” y Joakim (con K de ponche) evocarán al icono del béisbol mexicano, Héctor Espino, quien en sus uniformes orgulloso portó para la historia ese número.

 

O sea: Adrián pegó su cuadrangular 21 en victoria de 7-5 de Bravos sobre  Dodgers,  mientras que Soria logró su 21 rescate preservando triunfo de 5-4 a sus Tigres ante Marineros.

 

´”Titán” (.296) produjo dos y llegó a 60 en el año; Soria, lanzó el 1-2-3 en el noveno, con un K.

 

“El Toche”

 

Hace unos días el gran colega Luis Alfonso López Celis recordó a Mario Toche” Peláez, un privilegiado con su lanzamiento de bola de nudillos y quien fue parte del equipo campeón Naranjeros de Hermosillo en la temporada de 1963-1964.

 

Precisamente, en aquella edición, Hermosillo dirigido por Leo Rodríguez conseguía su tercer banderín luego de su bicampeonato 60-61 y 61-62 con Virgilio Arteaga de estratega. Era la entonces Liga Invernal de Sonora, hoy Mexicana del Pacífico.

 

Naranjeros tenía a Jorge Fitch en el short; Marco Antonio Manzo en segunda; Rubén Esquivias en primera; Juan de Dios Villarreal en el cátcher y la tercera base la jugaba el mismo Leo. En los jardines, Eradio Burruel, Roberto “El Tawa” Lizárraga, Obed Plascencia, Benjamín “Cananea” Reyes, Andrés “El Avestruz” Rodríguez, Federico Bojórquez y Héctor Espino.

 

En el pitcheo estuvieron Miguel Sotelo, Blas Arredondo, Eusebio Elizalde, Horacio Solano, Mauro Ruiz (10-4/pítcher campeón) y el propio “Toche” Peláez, quien en esa campaña tuvo una jornada gloriosa frente a los Ostioneros de Guaymas al abanicar a 16 en nueve episodios y luego uno más en el décimo inning, ganando ese partido 5-4 para en ese momento, establecer marca en ponches dentro del circuito.

 

Sin embargo en la misma campaña ese récord lo superó Román Ramos, lanzando para Obregón ante Empalme: ganó 2-1 y consiguió 17 ponches en nueve episodios.

 

Claro, el record vigente de más abanicados en un partido de nueve entradas es de 19 y corresponde a Dyar Miller (Navojoa en Guasave, el 23 de diciembre de 1972).

 

La siguiente temporada también lanzó con Hermosillo. En ambas, acumuló 8-13, con 3.91 de efectividad y a la siguiente –en la 65-66–, brilló sobremanera con los Venados de Mazatlán al obtener las coronas de pitcheo en ganados y perdidos (10-3) y de efectividad (1.35). Esa vez lanzó 113 innings de relevo y sólo aceptó un jonrón precisamente de Guaymas. Ya era la Liga Sonora-Sinaloa.

 

Curiosamente, después de esa enorme temporada, el “Toche” fue contratado como mánager de los Venados.

 

Del “Toche”, quien falleció el 11 de febrero de 2011, hay tanto que escribir, como el hecho de que  sus 19 años, debutó en Ligas Menores (1958) con el equipo Hastings Giants, de la Class Short-Season, en la Nebraska State League. Ahí tuvo 1-1 en ganados y perdidos. El team era sucursal de los Gigantes de SF.

 

Antes, a sus 17 años –El 10 de noviembre de 1955–, firmó su primer contrato profesional con los Cafeteros para la Liga Invernal Veracruzana, con Don Lázaro Penagos, en ese entonces mecenas de casi todos los equipos de béisbol en Córdoba.

 

Maestro de la bola de nudillos

 

El “Toche” Peláez (72), fue un maestro de la bola de nudillos, siendo también parte de los Diablos Rojos, campeones de las temporadas de 1964 y 1968.

 

Ya de mánager, en 1972 llevó al título a los Cafeteros de Córdoba, el único de la franquicia, convirtiéndose en el primer y único equipo de expansión en lograr esta hazaña en la LMB. Chara Mansur era el magnate.

 

Silvano Quezada tuvo 21-11 y 3.31 (a la siguiente campaña, con Alijadores de Tampico impuso el récord de más victorias con 16);   Ramón Arano (13-13 y ganó el juego del gallardete ante Saltillo en relevo a Quezada/dio el hit de oro productor de dos para la coronación en el “Francisco I. Madero”);  Jesús Hernáiz (10-4 y 2.87) y Juan Ramón Quiroz y a la ofensiva, Ossie Chavarría (.355, con 16 jonrones y 82CP); Pancho García, Willie Arano, Luis Peralta, Pancho Conkle, Roberto Castellón e Hilario “Junga” Salinas, quien resultó el JMV en la serie final ante el Sarape a quienes derrotaron el seis juegos.

 

Tony Dicochea, su maestro

 

A Mario “Toche” Peláez le preguntaron una vez su mejor arma en el pitcheo y dijo: “La bola de nudillos que me enseñó a tirar el mejor maestro de ese lanzamiento que he conocido, Tony Dicochea.

 

Recordó esa vez que se aplicó en esa especialidad, con casi dos años de practicarla hasta que se animó a tirarla en un juego: “Tuve la suerte de lanzarle a mi tocayo Mario Ariosa, que siempre bateaba arriba de .300, y cuando lo ponché, me gritó desde el dugout del Águila “¡no andes tirando eso que se te va a quedar chueca la mano!”.

 

En el beisbol mexicano, al igual que el “Toche” y Dicochea, dominaron ese lanzamiento (“que se mueve como una mariposa”), Daniel “La Coyota”, Ríos, Alberto Joachín, Mauro Ruiz, Enrique Castillo, Exiquio Collis, Eliseo Garza, Theolic Smith y Armando «Indian» Torres.

 

Mario “Toche” Peláez brilló como lanzador, mánager y más tarde en funciones de impulsor del beisbol infantil, juvenil y amateur. Fue gran instructor en el Tecnológico de Orizaba, donde ganó varios nacionales

 

En El Mundo de Córdoba,  colaboró por muchos años con su columna “Cuidado con la bola alta y pegada” y aquí en el Pacífico trabajó en la cabina del Héctor Espino como comentarista al lado del inolvidable Fausto Soto Silva.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

More in Jesús Alberto Rubio

  • AL BAT

    Al Bat   Más respeto   Por Jesús Alberto Rubio.   Desde esta trinchera,...

  • AL BAT

    Al Bat Mario Mendoza Por Jesús Alberto Rubio. Agradable enlace con Mario Mendoza y...

  • AL BAT

    Al Bat ¡Ay, Nanita!, perdón: ¡ay, Tanaka! Por Jesús Alberto Rubio. Quiúbole y más...

  • AL BAT

    Al Bat ¿Quién lo recordó…? Por Jesús Alberto Rubio. Tuve el privilegio de tratar...

  • AL BAT

    Al Bat   A todos por igual   ·      Todo listo para el domingo: retiro...