Connect with us

Jesús Alberto Rubio

AL BAT

Detalles históricos de los parques de pelota

 

•      Guerreros de Oaxaca: Yunesky Sanchez, lesión y adiós temporada:

http://www.noticiasnet.mx/portal/en/node/291169

 

Por Jesús Alberto Rubio.

 

En muchos estadios del béisbol actual se ha puesto de moda aquel caminito que se solía ver entre el montículo y el home, algo que prácticamente había desaparecido en la década de los 50´s cuando los Cachorros de Chicago fueron los primeros en eliminarlo.

 

También los Gigantes, cuando jugaban en el Candlestick Park de San Francisco, fue el primer equipo en eliminar la caseta que está escaleras abajo, o sea el auténtico dugout, colocándolas a ras del campo… y muchos más siguieron el ejemplo.

 

El Riverfront de Cincinnati fue el primero en emplear el sistema métrico decimal para indicar las distancias hacia las bardas. Lo mismo hacen en Seattle, sólo que en el sistema marítimo por llamarse el equipo Marineros.

 

En el Yankee Stadium, en 1959, apareció por primera vez un tablero de mensajes eléctricos y, en 1976, una nueva pantalla como novedosa tecnología, para repetir las jugadas tal y como se ven en la televisión.

 

En 1960, Bill Veeck, propietario de los Medias Blancas de Chicago, puso todo un show de luces artificiales y cohetes cada vez que uno de sus jugadores pegaba jonrón.

 

En 1965, el Astrodome de Houston, impactó con una pizarra larguísima con todo y dibujos animados en el centro.

 

http://www.mlb.com/hou/photogallery/year_2007/month_09/day_13/cf2206683.html

 

Otro detalle:

 

Hasta 1953 se permitió que los peloteros dejaran sus guantes o manoplas sobre el terreno de juego.

 

El estadio de Los Ángeles quedó terminado en 1962 y fue el primero en su género. No solamente trataron de hacer un parque majestuoso, sino también hermoso. Pintaron los asientos de diferente color en cada piso, lo que le dio gran vistosidad y alegría.

 

Fue ahí donde por primera vez se incitó a los fanáticos a gritar aquello de “Charge! (¡A la carga!) después del sonido con el órgano musical.

 

También fue en California, donde por su estilo de vida y clima excelente, los aficionados comenzaron a ir a los estadios en mangas de camisa o algunos sin ella, muy distinto a aquella tradición que todavía imperaba hasta entonces, de ir a ver los juegos con traje y corbata, además del bombín o el carrete, sombreros de la época.

 

Precisamente fue el John F. Kennedy, en 1961, el primer presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, en asistir a una inauguración sin sombrero.

 

Cuando el 16 de julio de 1970 inauguraron el Estadio de los Tres Ríos de Pittsburgh, aparecieron por vez primera los uniformes ligeros de la actualidad, mucho más confortables que los gruesos y anchos de antes.

 

En  fue el año en el que surgieron records inesperados. Milt Pappas de los Chicago Cubs llego a ser el primer pitcher en ganar 200 juegos sin haber tenido una temporada de 20 juegos ganados.

 

Ese mismo año Steve Carlton ganó 27 juegos para los Phillies de Philadelphia. Estableció un moderno record de más juegos ganados para un pitcher jugando en el equipo que ocupaba el último lugar de su división.

 

En 1973 Wilbur Wood se convirtió en el primer pitcher en la época moderna en ser en la misma temporada un pitcher ganador de 20 juegos y un pitcher perdedor de 20 juegos…wow, de 20-20!

 

Nikita Kruschev

 

En el último juego del Clásico Otoñal de 1964, de pronto se presentó una ligera interrupción en televisión para informar al público que, Nikita Kruschev, había sido depuesto como “cuarto tronco” de los soviéticos.

 

Fue aquella Serie Mundial cuando se jugó el último partido  de ese tipo de Clásicos en el viejo Yankee Stadium teniendo como protagonistas a  Cardenales y Mulos, precisamente cuando Mickey Mantle superó la marca de jonrones en Clásicos de Octubre y que estaba en poder de Babe Ruth, quien se quedó con 15. Mantle llegó hasta 18.

 

Bueno… esa vez los Yankees, caerían en siete partidos ante Bob Gibson, Tim McCarver, Mike Shannon, Ken Boyer, Curt Flood y compañía que se inspiraron para llevarse el banderín mundial.

 

Orejeras en los cascos

  

Las orejeras en los cascos, fue un invento de Ligas Pequeñas y se hicieron populares en el beisbol de Ligas Mayores cuando comenzó a usarlos Brooks Robinson, de los Orioles, y quien varias veces había sido golpeado por malos lanzamientos.

 

Fue Branch Rickey, quien en 1947 abrió las puertas  a los peloteros negros en el beisbol de Ligas Mayores, tuvo otra de sus grandes ideas; tanto que se le conoce aún como el padre del casco de batear, luego de que su propia compañía  los fabricó -un ligero escudo en la parte superior de las gorras- para que en poco tiempo después todos los jugadores lo utilizaran como protección.

 

Fue en 1951  cuando Rickey le dio uno de sus cascos a Phil Rizzutto, el pequeño torpedero de los Yankees y, una de las bromas de entonces era de que Joe DiMaggio se retiró del beisbol después de ver a a su compañero con el casco puesto.

 

El 15 de septiembre de 1952, cada jugador de los Piratas, tuvo un casco para batear y así convertirse en el primer equipo ligamayorista en utilizar tal protección.

 

Qué riqueza de béisbol, ¿no?

Detalles históricos de los parques de pelota

 

•      Guerreros de Oaxaca: Yunesky Sanchez, lesión y adiós temporada:

http://www.noticiasnet.mx/portal/en/node/291169

 

Por Jesús Alberto Rubio.

 

En muchos estadios del béisbol actual se ha puesto de moda aquel caminito que se solía ver entre el montículo y el home, algo que prácticamente había desaparecido en la década de los 50´s cuando los Cachorros de Chicago fueron los primeros en eliminarlo.

 

También los Gigantes, cuando jugaban en el Candlestick Park de San Francisco, fue el primer equipo en eliminar la caseta que está escaleras abajo, o sea el auténtico dugout, colocándolas a ras del campo… y muchos más siguieron el ejemplo.

 

El Riverfront de Cincinnati fue el primero en emplear el sistema métrico decimal para indicar las distancias hacia las bardas. Lo mismo hacen en Seattle, sólo que en el sistema marítimo por llamarse el equipo Marineros.

 

En el Yankee Stadium, en 1959, apareció por primera vez un tablero de mensajes eléctricos y, en 1976, una nueva pantalla como novedosa tecnología, para repetir las jugadas tal y como se ven en la televisión.

 

En 1960, Bill Veeck, propietario de los Medias Blancas de Chicago, puso todo un show de luces artificiales y cohetes cada vez que uno de sus jugadores pegaba jonrón.

 

En 1965, el Astrodome de Houston, impactó con una pizarra larguísima con todo y dibujos animados en el centro.

 

http://www.mlb.com/hou/photogallery/year_2007/month_09/day_13/cf2206683.html

 

Otro detalle:

 

Hasta 1953 se permitió que los peloteros dejaran sus guantes o manoplas sobre el terreno de juego.

 

El estadio de Los Ángeles quedó terminado en 1962 y fue el primero en su género. No solamente trataron de hacer un parque majestuoso, sino también hermoso. Pintaron los asientos de diferente color en cada piso, lo que le dio gran vistosidad y alegría.

 

Fue ahí donde por primera vez se incitó a los fanáticos a gritar aquello de “Charge! (¡A la carga!) después del sonido con el órgano musical.

 

También fue en California, donde por su estilo de vida y clima excelente, los aficionados comenzaron a ir a los estadios en mangas de camisa o algunos sin ella, muy distinto a aquella tradición que todavía imperaba hasta entonces, de ir a ver los juegos con traje y corbata, además del bombín o el carrete, sombreros de la época.

 

Precisamente fue el John F. Kennedy, en 1961, el primer presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, en asistir a una inauguración sin sombrero.

 

Cuando el 16 de julio de 1970 inauguraron el Estadio de los Tres Ríos de Pittsburgh, aparecieron por vez primera los uniformes ligeros de la actualidad, mucho más confortables que los gruesos y anchos de antes.

 

En  fue el año en el que surgieron records inesperados. Milt Pappas de los Chicago Cubs llego a ser el primer pitcher en ganar 200 juegos sin haber tenido una temporada de 20 juegos ganados.

 

Ese mismo año Steve Carlton ganó 27 juegos para los Phillies de Philadelphia. Estableció un moderno record de más juegos ganados para un pitcher jugando en el equipo que ocupaba el último lugar de su división.

 

En 1973 Wilbur Wood se convirtió en el primer pitcher en la época moderna en ser en la misma temporada un pitcher ganador de 20 juegos y un pitcher perdedor de 20 juegos…wow, de 20-20!

 

Nikita Kruschev

 

En el último juego del Clásico Otoñal de 1964, de pronto se presentó una ligera interrupción en televisión para informar al público que, Nikita Kruschev, había sido depuesto como “cuarto tronco” de los soviéticos.

 

Fue aquella Serie Mundial cuando se jugó el último partido  de ese tipo de Clásicos en el viejo Yankee Stadium teniendo como protagonistas a  Cardenales y Mulos, precisamente cuando Mickey Mantle superó la marca de jonrones en Clásicos de Octubre y que estaba en poder de Babe Ruth, quien se quedó con 15. Mantle llegó hasta 18.

 

Bueno… esa vez los Yankees, caerían en siete partidos ante Bob Gibson, Tim McCarver, Mike Shannon, Ken Boyer, Curt Flood y compañía que se inspiraron para llevarse el banderín mundial.

 

Orejeras en los cascos

  

Las orejeras en los cascos, fue un invento de Ligas Pequeñas y se hicieron populares en el beisbol de Ligas Mayores cuando comenzó a usarlos Brooks Robinson, de los Orioles, y quien varias veces había sido golpeado por malos lanzamientos.

 

Fue Branch Rickey, quien en 1947 abrió las puertas  a los peloteros negros en el beisbol de Ligas Mayores, tuvo otra de sus grandes ideas; tanto que se le conoce aún como el padre del casco de batear, luego de que su propia compañía  los fabricó -un ligero escudo en la parte superior de las gorras- para que en poco tiempo después todos los jugadores lo utilizaran como protección.

 

Fue en 1951  cuando Rickey le dio uno de sus cascos a Phil Rizzutto, el pequeño torpedero de los Yankees y, una de las bromas de entonces era de que Joe DiMaggio se retiró del beisbol después de ver a a su compañero con el casco puesto.

 

El 15 de septiembre de 1952, cada jugador de los Piratas, tuvo un casco para batear y así convertirse en el primer equipo ligamayorista en utilizar tal protección.

 

Qué riqueza de béisbol, ¿no?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

More in Jesús Alberto Rubio

  • AL BAT

    Al Bat   Más respeto   Por Jesús Alberto Rubio.   Desde esta trinchera,...

  • AL BAT

    Al Bat Mario Mendoza Por Jesús Alberto Rubio. Agradable enlace con Mario Mendoza y...

  • AL BAT

    Al Bat ¡Ay, Nanita!, perdón: ¡ay, Tanaka! Por Jesús Alberto Rubio. Quiúbole y más...

  • AL BAT

    Al Bat ¿Quién lo recordó…? Por Jesús Alberto Rubio. Tuve el privilegio de tratar...

  • AL BAT

    Al Bat   A todos por igual   ·      Todo listo para el domingo: retiro...