Connect with us

Jesús Alberto Rubio

AL BAT

Dos escenarios históricos

 

Por Jesús Alberto Rubio.

 

Hoy hablemos de dos estadios, del todo emblemáticos, El primero, vigente; el segundo, ya desaparecido, que dejó enorme historia, como el hogar de los Diablos Rojos y Tigres.

 

Vamos primero a la ciudad regia:

 

El pasado lunes se conmemoraron los primeros 25 años de vida del Estadio Monterrey, la flamante casa de los Sultanes de don José Maiz, también envuelta en una rica historia de béisbol y el cual tiene similitud con lo que fue el Jack Murphy de los Padres de San Diego.

 

El Palacio Sultán  se construyó entre 1987 y 1990 para recibir a unos 27 mil espectadores, caracterizado  como el más grande y funcional de México y tercero en capacidad en América Latina, sólo atrás del Estadio Latinoamericano de La Habana, Cuba y el Estadio La Ceiba, de ciudad Guyana, Venezuela, inmuebles con capacidad para 55 mil y 30 mil aficionados, respectivamente

 

El inmueble, de pasto natural, se inauguró el 13 de julio de 1990 con un partido del seleccionado mexicano en el Campeonato Mundial Juvenil AA, mientras que el primer juego de los Sultanes ocurrió el 20 de julio de 1990 ante los Tecolotes de Nuevo Laredo.

 

Sobre este histórico capítulo, el colega Samuel Rodríguez Hernández nos ofrece una excelente narrativa, la cual sé que le gustará por los ricos detalle que ofrece:

 

http://desdeelsillon.mx/los-tres-palacios-tercera-parte/

 

Los regios celebraron en grande su primera temporada completa en el nuevo escenario ganando el título de la liga en 1991.

 

El monumental inmueble ha albergado una serie de acontecimientos notables, como el “Duelo de Titanes” de 1991, entre Dodgers de Los Angeles, Cerveceros de Milwaukee, Industriales de Monterrey y los Sultanes, así como los encuentros de los Padres de San Diego ante los  Mets de Nueva York y Rockies de Colorado.

 

Al año siguiente se vivió la Serie de Campeones entre los Sultanes y la Selección de Cuba, y en 1993, la de la Revancha, un duelo entre los Bravos de Atlanta y Mellizos de Minnesota, participando también los Sultanes y los Industriales.

 

En 1994 se realizó el segundo Juego de Estrellas en la historia del Estadio Monterrey, enfrentándose la Selección Mexicana y su similar de Texas, ente otros eventos de gran envergadura beisbolera.

 

Estadio del Seguro Social

 

Ahora vámonos directo a la capirucha:

 

Con el juego Gigantes de Tokio y una selección mexicana, el martes 8 de marzo de 1955 más de 20 mil espectadores gozaron la inauguración oficialmente el parque del Seguro Social en la Ciudad de México.

 

El nuevo escenario se había construido precisamente sobre lo que fue el viejo Parque Delta de tanta historia y tradición.

 

El Parque Delta estaba ubicado por la entonces Calzada de La Piedad, hoy Avenida Cuauhtémoc, y hacia el mismo escenario llegaban tranvías con ruta hacia el parque Lira y el mismo Chapultepec.

 

Era un estadio sencillo, construido sobre los terrenos de la Compañía de Luz y Fuerza en base a madera, de un solo nivel, techado en su graderío central y por casetas para jugadores contando únicamente con una banca para cada equipo.

 

Ya la Liga Invernal Veracruzana de 1954-55 había jugado es ese estadio, pero sin contar todavía con  alumbrado ni el segundo piso de preferente.

 

Sin embargo, hubo un toque luctuoso: un día antes, Jorge Pasquel, el gran magnate que había dado al beisbol gran calidad entre 1940 y 1951 contratando peloteros estrellas de Ligas Mayores, había perecido en un accidente aéreo.

 

En esa jornada inaugural, el famoso cronista Alejandro Aguilar Reyes, “Fray Nano”, fundador de la Liga Mexicana y director del diario La Afición, entregó a Beto Ávila el trofeo de Atleta del Año luego de que con un promedio de .341 conquistara en 1954 el título de bateo en la Liga Americana vistiendo la franela de los Indios de Cleveland.

 

Los jugadores mexicanos que vieron acción y lograron el triunfo de 7-0, fueron: Memo Luna lanzó para ganar apoyado en el “Chamaco” Juárez de short; Pepe Bache segunda; “Pata de Loro” Arrieta de jardinero izquierdo;  Jesús “Chanquilón” Díaz en el central; “Gallina” Peña de izquierdo; Baldemar Carmona de tercera, Carlos Galina como primera y mánager y Armando Flores en la receptoría.

 

Días antes del inicio de la temporada entre Sultanes y Diablos Rojos del México, ahí también se celebraron los Juegos Panamericanos de Beisbol. “La Mala” Torres debutaba como timón en el Monterrey y Gilberto Torres dirigía a los luciferes.

 

A ese partido histórico que ganaron los Sultanes 18-14, asistió el Comisionado del Beisbol de Ligas Mayores, Ford Frick.

 

Fue Héctor Lara quien se llevó la noche ofensiva para Monterrey con el primer jonrón que se vio en ese parque, además de pegar triple y dos sencillos para producir un total de ocho anotaciones.

 

Sin embargo, en el año 2000 el Estadio del Seguro Social –después de 44 años, hasta 1999–, dejó de ser escenario para jugar beisbol profesional en la capital del país al ser vendido a la empresa Autocamiones Central, S.A, distribuidor autorizado de Ford.

 

Luego, lo compró el Grupo Gigante, quienes junto con otras empresas, construyeron un centro comercial llamado «Parque Delta», en alusión al histórico estadio que se encontraba ahí antes del Parque del Seguro Social, donde se aprecian placas conmemorativas de aquel estadio y fotografías de los grandes peloteros de Diablos y Tigres.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

More in Jesús Alberto Rubio

  • AL BAT

    Al Bat   Más respeto   Por Jesús Alberto Rubio.   Desde esta trinchera,...

  • AL BAT

    Al Bat Mario Mendoza Por Jesús Alberto Rubio. Agradable enlace con Mario Mendoza y...

  • AL BAT

    Al Bat ¡Ay, Nanita!, perdón: ¡ay, Tanaka! Por Jesús Alberto Rubio. Quiúbole y más...

  • AL BAT

    Al Bat ¿Quién lo recordó…? Por Jesús Alberto Rubio. Tuve el privilegio de tratar...

  • AL BAT

    Al Bat   A todos por igual   ·      Todo listo para el domingo: retiro...